sábado, 24 de septiembre de 2016

Nanorobots de ADN para editar genomas.

En el número 344 de Biotecnología & Nanotecnología al Instante se publicó el artículo “Nanorobots, sistema inmune y cáncer” en el cual se describe la potencial utilidad de los nanorobots de ADN (50nm), construidos por el Dr. Ido Bachelet del Instituto de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad Bar-Ilan, con capacidad  reconocer 12 tipos diferentes de cáncer y descargar sustancias para destruir las células cancerígenas. Un punto de inflexión en la ingeniería genética se presentó en el 2012 cuando la Dra. Jennifer .A. Douda de la Univesity of California y la Dra. Emmanuelle Charpentier del Max Planck Institute publicaron su trabajo sobre el sistema CRISPR-Cas9 capaz de editar genomas es decir suprimir genes o reemplazarlos. A partir de ese momento numerosos trabajos de investigación conducentes a publicaciones y patentes utilizaron el nuevo y fácil método de editar genomas (ver Silenciar o editar genomas). No obstante la entrega del complejo CRISPR-Cas9 al núcleo de la célula humana, hasta el presente, no se ha realizado en forma plenamente segura y eficiente. A medida que se incrementan los desarrollos orientados hacia una terapéutica humana, la entrega cierta del sistema al núcleo plantea mayores desafíos.  Un nuevo vehículo de entrega para lograr la edición del genoma con CRISPR-Cas9 está basado en nanoclews (nano-ovillos) de ADN. En la publicación “Self-Assembled DNA Nanoclews for the Efficient Delivery of CRISPR–Cas9 for Genome Editing” investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte presentan nano-ovillos hechos de una sola hebra ADN. El ADN está diseñado para complementar parcialmente el ARN CRISPR trasportado. Cuando el nanoclew entra en contacto con la célula, ésta absorbe el nanoclew completamente envolviéndolo en una funda de protección llamada endosoma. Los nanoclews están recubiertos con un polímero cargado positivamente capaz de desmembrar el endosoma quedando finalmente libres dentro de la célula. Los complejos de CRISPR-Cas9 pueden entonces liberarse del nanoclew e iniciar su camino hacia el núcleo en dónde comienzan la edición del gen. Transportando las variantes implementadas en los nanoclews de ADN a los nanorobot de ADN del Dr. Ido Bachelet, tal vez ya no sea necesario que todos sus nanorobots trasporten sustancias nocivas para destruir células con ADN mutado; también sus nanorobots estarán en condiciones de transportar exitosamente el sistema CRISPR-Cas9 para reparar los genomas!


Lectura complementaria:

sábado, 17 de septiembre de 2016

Nanorobots, sistema inmune y cáncer.

El sistema inmune es un órgano difuso que se halla disperso a través de la mayor parte de los tejidos del cuerpo. En el hombre el sistema inmune pesa aproximadamente 900 gramos. Consiste en alrededor de 1012 células llamadas linfocitos y alrededor de 1020 moléculas llamadas anticuerpos que son producidas y secretadas por algunos linfocitos. El sistema inmune está sujeto a continuas renovaciones. En contados minutos el cuerpo humano es capaz de producir 10 millones de nuevos linfocitos y billones de moléculas de anticuerpos. Esto no sería tan sorprendente si todas las moléculas fueran idénticas, pero no lo son. Millones de moléculas distintas se necesitan para disponer de un "regimiento de reconocimiento" de la misma manera que hacen falta millones de llaves distintas para abrir distintas cerraduras. Los linfocitos T y B son las células del sistema inmune encargadas de la defensa específica. Presentan receptores en su membrana que les permiten reconocer una enorme variedad de patógenos. Si bien nuestro sistema inmunológico es importante, evolucionó hace miles de años cuando el promedio de vida no superaba los 20 años, no está completamente capacitado para las problemáticas de la vida longeva. Puede producir alergias, enfermedades autoinmunes (artritis, diabetes tipo I, esclerosis múltiple, anemia perniciosa, etc.) y una defensa extremadamente débil frente al cáncer y los retrovirus. La idea es completar con nanorobots el trabajo del sistema inmune natural. Los nanorobots actúan como los linfocitos T.   Las células  T no producen moléculas de anticuerpos, atacan directamente antígenos extraños como virus, hongos, tejidos transplantados,…Son del tamaño de un glóbulo rojo. Algunas terapias inmunológicas actuales consisten en extraer sangre de los pacientes, separar las células productoras de antígeno y cultivarlas para aumentar su cantidad. Luego se inyectan nuevamente en el enfermo para incentivar la producción de los linfocitos T necesarios. Un ejemplo es la costosa vacuna terapéutica para el tratamiento del cáncer de próstata (sipuleucel-T/Provenge®) aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) luego de 15 años de estudios y con perspectiva de sobrevida limitada.  La nanotecnología brinda la posibilidad de producir nanorobots capaces de viajar por el torrente sanguíneo con capacidad de atacar agentes patógenos y células cancerígenas. Incluso se los podría reprogramar con sofware específico obtenido a partir de Internet si surgiera un nuevo enemigo biológico como un virus. Los “nanorobots inmunológicos” constituyen una de las múltiples variantes de la nanotecnología para abordar el tratamiento del cáncer. El Cancer Nacional Institute (EEUU) ya creó la CNI Alliance for Nanotechnology in Cancer (http://nano.cancer.gov/). En el año 2015 la FDA autorizó la primera prueba clínica en humanos de nanorobots de ADN (50nm) capaces de reconocer 12 tipos diferentes de cáncer (Dr.Ido Bachelet, Instituto de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad Bar-Ilan-MIT-Harvard). La aplicación definitiva de protocolos médicos utilizando nanorobots se estima para la década del 2020-2030. Una espera de 4 a 14 años con posibilidad real de acortar los tiempos mediante desarrollos en crecimiento exponencial. Todavía recordamos la llegada del año 2000, el inicio de un nuevo siglo, parece que hubiera sido ayer pero ya transcurrieron 16 años.  

Lectura complementaria:

sábado, 10 de septiembre de 2016

Imprimir con grafeno.

El grafeno es una lámina bidimensional de átomos de carbono de sólo un átomo de espesor. Su resistencia, flexibilidad, transparencia óptica y conductividad eléctrica lo hacen adecuado para una amplia gama de aplicaciones, incluyendo la electrónica impresa. El uso comercial generalizado de grafeno está en una etapa inicial aunque numerosos prototipos de laboratorio han demostrado su utilidad en todo el mundo. En octubre del año 2015, investigadores de la University of Cambridge en colaboración con la empresa de tecnología Novalia, con sede en Cambridge, en el artículo  “New graphene based inks for high-speed manufacturing of printed electronics” presentaron un  método para añadir grafeno a tintas convencionales base de agua de modo de poder  imprimir usando equipamiento estándar típico. Es la primera vez que el grafeno se utiliza en una imprenta comercial para producir a gran escala y con gran velocidad. En el citado proceso requiere de un tratamiento químico posterior para mejorar la conducción eléctrica poniendo en peligro la integridad del material soporte de la impresión.   El 1 de septiembre de año 2016, investigadores de la Iowa State University, en la revista científica Nanoscale, publican el artículo “3D nanostructure dinkjet printed graphene via UV-pulsed laser irradiation enables paper-based electronics and electrochemical devices” describiendo un desarrollo consistente en un proceso superador empleando  láser, lo que les permite utilizar el grafeno impreso para circuitos eléctricos y electrodos,  incluso en papel y otras superficies frágiles.  Encontraron que a múltiples capas de grafeno realizadas mediante impresión a chorro de tinta se le podía mejorar la conductividad eléctrica final aplicando un proceso de láser pulsado sin dañar el papel, polímeros u otras superficies de impresión poco resistentes. La tecnología láser controlada por ordenador irradia selectivamente el óxido de grafeno durante la impresión. El tratamiento elimina los aglutinantes de tinta y reduce el óxido de grafeno a grafeno, “cosiendo” millones de pequeños copos de material. El proceso hace que la conductividad eléctrica sea más de mil veces mayor con relación a los métodos desarrollados previamente.  El láser proporciona un pulso rápido de fotones de alta energía incapaces de destruir s el grafeno y a su soporte. Este trabajo abre el camino para la electrónica, no sólo a base de papel con circuitos de grafeno, también permite la creación a bajo costo de electrodos electroquímicos descartables para numerosas aplicaciones, incluyendo sensores, biosensores, celdas de combustible y dispositivos médicos. Un paso mas hacia el "Grafeno Valley".

Lecturas complementarias:

sábado, 3 de septiembre de 2016

Nanomemoria en el cerebro homólogo humano.

En artículos `previos vinculados con la posibilidad de fabricar cerebros cuasi similares decíamos: “los nanochips neurosinápticos fueron desarrollados por IBM (TrueNorth). Cada nanochip equivale a 1 millón de neuronas y 256 millones de sinapsis programables a través de 4.096 núcleos neurosinápticos individuales. Estos nanochips cuentan con una cifra record de 5.400 millones de transistores en cada uno. El nanochip neurosináptico integra a la capacidad de procesamiento matemático de las computadoras clásicas, equivalente al lado izquierdo del cerebro, con la capacidad adicional de imitar el lado derecho dónde impacta la información percibida por los sentidos, pudiendo procesar imágenes y la información recibida por una cantidad casi ilimitada nanosensores para responder y resolver con inteligencia complejas situaciones”. No obstante el cerebro humano tiene una parte de ordenador analógico extremadamente compleja. Su evolución se basa en sus experiencias previas y hasta ahora esta funcionalidad no se pudo reproducir de manera adecuada con la tecnología digital. El desarrollo de nanomemorias tipo memristor (resistencias de memoria) constituye un requisito previo para la construcción de redes de neuronas artificiales capaces de igualar el rendimiento y la funcionalidad de sus homólogos biológicos. Durante muchos años los componentes básicos de un circuito eléctrico de diferencia de potencial variable fueron la resistencia (reactancia óhmica), el capacitor  (reactancia capacitiva) y la bobina (reactancia inductiva). A partir del año 2008 comenzó a confirmarse la posibilidad de un nuevo componente, el memristor, capaz de comportarse  de una manera similar a las sinapsis de las neuronas dentro del cerebro humano. La resistencia a la corriente dentro de un memristor es el producto de las corrientes que han fluido previamente a través de él. La corriente fluye cada vez más fácil cuanto más fluye una corriente previa. Debido a estas propiedades los memristores tienen a constituir una memoria no volátil y permiten producir computadoras mejoradas en la comprensión del habla, las imágenes y el mundo que les rodea. Investigadores del Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT) de Australia, publicaron en la revista Advanced Functional Materials, los detalles de la construcción de una nanomemoria multiestado con capacidad de almacenar y procesar multiples líneas de información al mismo tiempo. El almacenamiento digital convencional, tal como el USB, registra los datos en una secuencia binaria de ceros y unos, la nanomemoria presentada puede almacenar información en múltiples estados. Algo similar a la diferencia entre un interruptor de la luz regular y un interruptor equipado con un regulador de intensidad. Cuando se tiene un interruptor de luz en la casa, sólo puede encender y apagar; hay  luz o no. Disponer de un regulador de intensidad da la flexibilidad de modificar  la cantidad de luz que se desea utilizar todo el tiempo. Este tipo de nanomemorias flexibles suman un importante componente a la capacidad del procesamiento matemático e integradas a los nanochips neurosinápticos permiten completar las características necesarias hacia la construcción de cerebros homólogos a los humanos.


Lecturas complementarias:
"Convolutional Networks for Fast, Energy-Efficient Neuromorphic Computing"
"Real-time Sensory Information Processing Using the TrueNorth Neurosynaptic System".

sábado, 27 de agosto de 2016

La primera Licenciatura en Nanotecnología del país.

La Universidad Argentina se incorpora, con la primera Licenciatura en Nanotecnología del país, a la enseñanza de grado en nanotecnología ya  presente en Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, España, Canadá, Australia, México, Brasil y Colombia, entre otros.  La nueva carrera está pensada para formar innovadores nanotecnológicos capacitados consecuentemente en ciencia, tecnología y gestión. Las investigaciones mundiales en nanotecnología están creciendo en forma exponencial, se necesita profesionales capacitados para transformar esas investigaciones en nuevos productos, implementar la forma de producirlos en cantidad, con calidad y costo aceptable y, con capacidad para montar la empresa y llegar con la innovación a una sociedad ávida de respuestas a sus necesidades primarias. Otra característica de la carrera es que desde su currículo ya se ubica en el contexto de las tecnologías convergentes, NBIC (Nano, Bio, Info, Cognotecnología). No constituye  un cúmulo de saberes aislados, nace integrada al conocimiento necesario para resolver las problemáticas del siglo XXI. La problemática vinculada con el crecimiento exponencial de las investigaciones nanotecnológicas y una rápida posibilidad de desactualización en los contenidos se resuelve con dos asignaturas Seminario de Nanociencia y Seminario de Nanotecnología. En la primera se analizan y discuten las últimas publicaciones científicas consideradas relevantes y en el Seminario de Nanotecnología se analizan los casos de las nuevas empresas nanotecnológicas exitosas a nivel mundial. Además muchas de las asignaturas tales como Nanomateriales, Nanomedicina, Nanoelectrónica y Nanotecnología Ambiental por su propia dinámica tienden a incorporar los últimos avances del sector enriqueciendo a los contenidos mínimos.
Toda una apuesta de la renovada Universidad CAECE, próxima a los 50 años, para cumplir con el mandato que la sociedad le delega a las universidades de generar el conocimiento de avanzada como semilla ineludible para  el  progreso de un país…    


Lecturas complementarias:

sábado, 20 de agosto de 2016

Manobiocables de alta conductividad.

Los investigadores de la Universidad de Massachusetts Amherst, dirigidos por el microbiólogo Dr. Derek Lovley, modificaron genéticamente una bacteria común del suelo para crear nanocables eléctricos capaces de conducir la electricidad. Un material para ser utilizado en nanoelectrónica constituido por proteínas naturales y producido utilizando recursos energéticos "verdes" renovables . Geobacter es una bacteria productora de nanocables microbianos (filamentos proteicos similares a pelos que sobresalen del organismo) con los cuales realiza conexiones eléctricas con los óxidos de hierro del suelo. Generalmente produce suficiente electricidad para su propia supervivencia, no obstante la corriente eléctrica es demasiado débil para uso en humanos, aunque es suficiente para ser medida con electrodos. El equipo del Dr. Derek Lovley varió la composición genética de la bacteria para incorporar en sus proteínas más aminoácido triptófano muy bueno para el transporte de electrones a nanoescala. Los resultados superaron las expectativas del equipo; los nanocables “genéricos” con mayor cantidad de triptófano y  un diámetro de 1,5 nanómetros conducen 2000 veces más la corriente eléctrica y son mucho más duraderos y pequeños que los naturales. Estos nanocables presentan numerosas aplicaciones potenciales en dispositivos electrónicos e informáticos. Por ejemplo, pueden ser instalados en los sensores médicos donde su sensibilidad a los cambios de pH permite controlar aspectos cardíacos o renales, pueden  “alimentar eléctricamente” a microorganismos especialmente diseñados para crear butanol u otros combustibles alternativos y formar parte de nanochips para monitorear  contaminantes, productos químicos tóxicos y explosivos. Nanobiocables de alta conductividad, un ejemplo de desarrollo realizado a partir del conocimiento y las necesidades de las nuevas tecnologías (NBIC). 



Lectura complementaria:

sábado, 13 de agosto de 2016

El primer robot agrónomo.

Quiero contar a las nuevas generaciones una historia centrada en uno de los momentos más inquietantes de mi vida. Ocurrió el  24 de junio del 2025 en la Bolsa de Cereales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:Presidente de la Bolsa de Cereales.

-Señores, los he reunido para presentarles al primer robot agrónomo. Tiene en vez del cerebro humano constituido por 89.000 millones de neuronas, uno similar formado por nanochips neurosinápticos interconectados (TrueNorth de IBM). Cada nanochip equivale a 1 millón de neuronas y 256 millones de sinapsis programables a través de 4.096 núcleos neurosinápticos individuales. Estos nanochips se pudieron hacer gracias al  proceso Samsung con sus 28nm (nanómetros) entre transistores lográndose la  cifra record de 5.400 millones de transistores en cada uno. El nanochip neurosináptico  integra a la capacidad de procesamiento matemático de las computadoras clásicas, equivalente al lado izquierdo del cerebro, con la capacidad de imitar el lado derecho, dónde impacta la información percibida por los sentidos, pudiendo procesar imágenes y la información recibida por una cantidad casi ilimitada nanosensores para responder y resolver complejas situaciones. El sistema logra hacer esto usando esa inmensa red de “neuronas” y “sinapsis”, similares a las que el cerebro humano utiliza para procesar la información recopilada de los sentidos, codificándola como patrones de pulsos circulantes en su interior, en vez de realizar cálculos matemáticos. El robot recibe información al instante de una red “nanosatétiles” de bajo costo (Ej.: el nasnosatélite argentino “fresco y batata” de la empresa Satellogic) sobre valiosos parámetros ambientales; de nanosensores distribuidos en el campo que le brindan información de las características y condiciones del suelo, humedad, nutrientes básicos, sustancias orgánicas, microbioma, condiciones de stress, grado de crecimiento y estado de los cultivos, etc. El puede manejar a voluntad una cuadrilla de drones capaces de fotografiar la superficie de los cultivos detectando e identificando plagas. También tiene capacidad para manejar una cuadrilla de robots “no pensantes” con posibilidad de llevar a zonas puntales nanopartículas para mejorar el crecimiento, evitar el stress, fijar nitrógeno, mejorar el consumo de fósforo; nanoesferas y nanocápsulas conteniendo fertilizantes, pesticidas y herbicidas necesarios en una zona definida en la cantidad adecuada y/o material genético para silenciar o editar genes. Puede trabajar las 24 horas utilizando paneles solares realizados con nanocristales capaces de alimentarse de día con la luz visible y de noche con la radiación infrarroja que fluye de la tierra y se refleja en las nubes. También cuenta con nanobaterías para casos de emergencia.  Puede manejar a distancia maquinaria agrícola no tripulada e interpretar y hacer ejecutar una compleja e integrada secuencia de tareas: la preparación del suelo, la siembra, la cosecha y el mantenimiento óptimo en los silos. Puede sugerir, en virtud de la información recibida y de su mega archivo, el cultivo, la semilla y el momento más adecuado de siembra; considerando no sólo variables técnicas, también el precio del mercado presente y proyectado y, las ganancias presuntas.  Realiza minuciosos informes en lapsos programados para enviarlos puntualmente a  teléfonos celulares preseleccionados. El robot ya fue validado por las  empresas de seguro y hemos logrado una importante disminución en la prima al minimizar riesgos.  Se lo que se están preguntando todos ¿Cuál es su costo? Si bien requiere una inversión inicial importante, el ahorro en salarios, optimización de los recursos utilizados, el rendimiento logrado y la calidad del producto permite amortizar la inversión en menos de un año. Se lo puede adquirir con el complemento de una serie de nanosensores “ambientales” capaces de detectar la concentración residuos tóxicos en el suelo, en el agua y en el aire y disparar acciones tendientes a minimizar las contaminaciones o de remediación. Seguramente me estoy olvidando de muchas de las tareas que el es capaz de hacer; sobre la mesa tienen  carpetas muy completas en lo concerniente a las cualidades del primer robot agrónomo…

A ustedes, jóvenes de las nuevas generaciones, todo esto les resulta hoy cotidiano y normal, pero traten de ubicarse en nuestra situación; tal vez lo más grave no fue ser desplazados por un robot, lo más preocupante era nuestra falta de conocimiento, muestra ignorancia nanotecnológica, tan lejana de la formación universitaria recibida. El desconocimiento tal vez nos llevo a subestimar su mcrecimiento exponencial y sus logros. Tengo que reconocer los maravillosos resultados obtenidos durante estos años gracias a los cuales todavía podemos percibir una interesante renta vitalicia. Mi mensaje final para ustedes y motivo central de esta pequeña historia: traten de mantenerse siempre en la vanguardia del conocimiento de vuestra generación. Que un nuevo avance, no los sorprenda.
Lecturas complementarias.    

sábado, 6 de agosto de 2016

Educación, tecnología y pobreza.

El capitalismo de mercado presenta una alta capacidad productiva, no obstante existe una creciente percepción de que sus recompensas no se distribuyen con justicia y en la actualidad favorecen ampliamente a los altamente calificados. El capitalismo globalizado exige habilidades mayores cada vez que una nueva tecnología emerge a partir de la anterior. La inteligencia humana  natural no es en la actualidad mayor a la de los habitantes de la antigua Grecia, nuestro avance entonces depende del atesoramiento del inmenso legado del conocimiento humano acumulado a lo largo de los siglos. El sistema educativo a nivel primario y secundario ha fracasado a nivel mundial  en la tarea de preparar a los estudiantes con la rapidez necesaria  para prevenir la escasez de trabajadores altamente calificados, incrementando la cantidad de los menos preparados. Cualquier reforma educativa en tal sentido tardaría una cantidad de años durante los cuales la  brecha se profundizaría, los trabajadores calificados seguirán teniendo mayores aumentos salariales con efecto cada vez mas nefasto sobre la distribución de la riqueza y las necesidades tecnológicas para el desarrollo de un país. Las grandes potencias para resolver en forma inmediata la necesidad de contar con trabajadores altamente cualificados abren las fronteras a un gran número de inmigrantes poseedores del conocimiento vital necesario para el mantenimiento de su economía, condenando definitivamente a sus habitantes poco calificados a su suerte conducente muchas veces a la pobreza extrema. Los países subdesarrollados o en vía de desarrollo no cuentan con la posibilidad inmigratoria, sólo les queda como única oportunidad impulsar desde los ministerios de educación y trabajo, para los trabajadores poco calificados, una revolución educativa centrada en las nuevas tecnologías; una vía alternativa para recuperar el tiempo perdido, posicionarse en la producción conveniente y consolidar una distribución de la riqueza más justa capaz de legitimar la democracia.

sábado, 30 de julio de 2016

Nanovacuna intranasal.

La mayoría de los agentes patógenos infecciosos entran en el cuerpo a través de las superficies mucosas. Sin embargo pocas vacunas proporcionan inmunidad en la mucosa. La empresa NanoBio® Corporation es una compañía biofarmacéutica privada centrada en el desarrollo y comercialización de vacunas intranasales utilizando la plataforma adyuvante patentada NanoStat.  NanoBio Corporation fue fundada en año 2000 como una spin-off del Centro de Nanotecnología Biológica de la Universidad de Michigan. La tecnología (fase I de prueba en humanos) produce vacunas intranasales capaces de generar anticuerpos en las superficies de las mucosas los cuales actúan como "porteros en la puerta" para combatir las infecciones y brindar mayor protección contra algunas de las enfermedades más graves del mundo, tanto respiratorias como  de transmisión sexual.  La tecnología de vacunas de NanoBio utiliza un adyuvante de gotitas a escala nanométrica para entregar  un amplio espectro de vacunas. Se aplican por vía intranasal utilizando un gotero o un dispositivo pulverizador. Las gotitas con la vacuna pasan fácilmente el tejido nasal llevando el antígeno al sistema inmune para provocar una respuesta inmune sistémica, particularmente en la mucosa. La empresa NanoBio desarrolló vacunas intranasales para el ántrax, H5 de la influenza, VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), HSV-2 (herpes simple tipo 2), tos ferina, RSV (virus sincitial respiratorio humano) e influenza de temporada. A la fecha realizaron varios convenios con laboratorios farmacéuticos (Ej: Merck & Co., Inc.) por los cuales les permiten utilizar la tecnología de  nanoemulsión (NE) adyuvante para la fabricación de distintos fármacos. Mas de 30 patentes internacionales protegen hasta el año 2030  las formulaciones y aplicaciones intranasales realizadas con la plataforma NanoStat utilizando la nanoemulsión (NE).  



sábado, 23 de julio de 2016

Teléfonos celulares con nanosensores de gases tóxicos.

Los investigadores del Departamento de Química del MIT (Massachusetts Institute of Technology) desarrollaron sensores utilizando nanotubos de carbono modificados químicamente capaces de detectar menos de 10 ppm (partes por millón) de gases tóxicos (J. Am. Chem. Soc., 2016). El sensor tiene un circuito cargado con nanotubos de carbono, normalmente altamente conductores, envueltos en un material aislante para mantenerlos en un estado altamente resistivo. Cuando se expone a ciertos gases tóxicos el material aislante específico es atacado en función de la concentración de la sustancia en el aire y los nanotubos vuelven a conducir la corriente enviando una señal legible por un teléfono celular inteligente con tecnología de comunicación de campo cercano (NFC). Los teléfonos celulares con nanosensores para sustancias tóxicas  podrían ser utilizados por los soldados en el campo de batalla para evidenciar la presencia de armas químicas,  los trabajadores de fábricas en las cuales puede haber fugas de sustancias peligrosas, ambientalistas para controlar niveles de contaminación del planeta y por los habitantes de un lugar para salvar sus vidas en caso escapes peligrosos o de atentados con gases letales. Los nanosensores en su conjunto pesan menos que una tarjeta de crédito. Un gramo de nanotubos de carbono alcanza para construir cuatro millones de dispositivos con un costo aproximado de  50 centavos de dólar cada uno. Una contribución de la nanotecnología en un  desarrollo accesible capaz de mejorar de la seguridad personal y cuidar la salud.



Lectura complementaria:

sábado, 16 de julio de 2016

Nanotecnología para tratar el cáncer de tiroides.

Investigadores del Hospital Brigham junto con colaboradores del Hospital General de Massachusetts, ambos en Estados Unidos, desarrollaron una innovadora nanoplataforma para el tratamiento del cáncer de tiroides anaplásico (ATC), la forma más agresiva de cáncer de tiroides con una tasa de mortalidad de casi el 100% y una supervivencia media de tres a cinco meses. Una estrategia prometedora para combatirlo es  la utilización del ARN de interferencia (RNAi). Los descubridores del RNAi ganaron el Premio Nóbel de Medicina y Fisiología hace diez años al permitir silenciar genes mutados bloqueando la producción de sus proteínas específicas; pero el suministro de agentes de RNAi a los sitios de los tumores ha demostrado ser todo un desafío. Por lo general, cuando se administra RNAi solamente, es degradado por enzimas o filtrado por los riñones antes de llegar a las células tumorales. Incluso cuando las moléculas de RNAi llegan al tumor a menudo son incapaces de penetrar a las células cancerosas. Una forma de superar estas barreras es la utilización de nanopartículas capaces de llevar las moléculas de RNAi a los tumores del ATC. Además, en un modelo murino de cáncer de tiroides anaplásico,  acoplaron a las nanopartículas con un polímero fluorescente para observar dónde van y comprobar su utilidad. Así consiguieron evidencias del silenciamiento exitoso al disminuir en 15 veces el número de células de cáncer capaces de migrar al resto del cuerpo. El crecimiento del tumor también se desaceleró y se formó un menor número de metástasis. La mayoría de los pacientes con cáncer de tiroides anaplásico carecen de opciones; esta nueva investigación da a los pacientes alguna esperanza. Visualizar rápidamente el problema y ofrecer una terapia dirigida puede ser crítico para el tratamiento eficaz de la enfermedad. Las nanoparticulas (nanotecnología) y el RNAi (biotecnología) se complementan en una plataforma nanobiotecnológica para avanzar contra el cáncer.

Lectura complementaria:

viernes, 8 de julio de 2016

Trasladar la Capital Federal a la provincia de Tucumán.

El 9 de julio de 1816 se declaró la Independencia de la Argentina en el Congreso realizado en la ciudad de Tucumán; la cual fue elegida debido al creciente disgusto generalizado frente a los criterios centralistas y el desconocimiento de Buenos Aires de la tendencia confederal de los pueblos. Transcurridos 200 años se hace cada vez más evidente la necesidad de descongestionar  el conglomerado de Buenos Aires. Las contribuciones a la producción de las nuevas tecnologías conducen, como tendencia mundial,  a migraciones inversas a las ocurridas durante las revoluciones industriales (contraurbanización). Internet además nos permite estar conectados  con todos los puntos del planeta desde cualquier lugar. Trasladar la Capital Federal a la provincia de Tucumán, en primer lugar sería respetar el lugar elegido por los congresistas para declarar  la independencia en un contexto federal y, en segundo lugar,  solucionar muchos de los problemas del país vinculados con la concentración de la población en el conurbano bonaerense. Debemos generar a partir del traslado de la capital, en varias provincias, en un gran radio con epicentro en Tucumán,  las condiciones, energéticas, edilicias,  laborales y sociales necesarias para que millones de argentinos puedan volver a sus ciudades natales y otros trasladarse a las provincias para disfrutar de una vida mejor, más lejos del hacinamiento, el cemento y la contaminación.
El plan Belgrano presentado por el gobierno actual tendiente generar  infraestructura vial, ferroviaria y aerocomercial para integrar productivamente a las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero entre sí, con los puertos  y  con los países vecinos; junto con otro plan similar para las provincias del sur del país, podrían constituir un contexto interesante para el traslado de la Capital Federal a Tucumán. .
Hoy las redes sociales tal vez nos permitan generar el consenso necesario, algo que no se pudo hacer durante 200 años. Salgamos a viralizar la propuesta, trasladar la Capital Federal a Tucumán sería una forma de respetar nuestra historia, nuestro anhelo federal y de  iniciar con inteligencia el camino del tricentenario.